Las pulverizaciones aéreas no son recomendables como herramienta de control para Aedes aegypti en Argentina

La Dirección de Medio Ambiente de General Villegas informa que frente al aumento de casos de dengue en diferentes provincias de la Argentina, a través del Ministerio de Salud de la Nación se generó un protocolo específico para la aplicación de fumigaciones para el control del mosquito Aedes aegypti propagador de la enfermedad.

¿Por qué no la recomienda?

1) Argentina no dispone de aviones pulverizadores ni pilotos certificados para salud pública con los requerimientos técnicos exigidos por OMS para garantizar la efectividad de los rociados en el control de Aedes aegypti. Los requerimientos incluyen las siguientes especificaciones técnicas: boquilla adecuada para garantizar el tamaño correcto de gota, caudal específico que eroga las máquinas, altura determinada de vuelo, además de otras diferencias entre los distintos tipos de aplicación (sanitaria o agroindustrial) (OMS, 2003).

2) Las pulverizaciones aéreas podrían provocar grandes problemas ambientales. Las aplicaciones realizadas sin los procedimientos técnicos exigidos ponen en mayor riesgo la salud pública y el ambiente, aumentando la probabilidad de resistencia a insecticidas, afectando  sitios no objetivo como cuerpos de agua, producción agroecológica, áreas de importancia para la conservación de la biodiversidad. Pueden causar un impacto negativo en la biodiversidad y en particular un efecto perjudicial en polinizadores y otras especies de insectos benéficos.

3) A diferencia de la pulverización con vehículo, la eficacia de la pulverización aérea nunca fue evaluada en Argentina. Para utilizar esta herramienta es necesario realizar estudios en terreno en diferentes escenarios geográficos en nuestro país. Estudios realizados en el mundo, muestran que el método aéreo es menos eficaz que la pulverización con vehículo (ULV). El adulto de Ae. aegypti, a diferencia de otros mosquitos, vive dentro de los domicilios y debajo de las plantas de los patios y jardines, por lo que un rociado aéreo sin los requerimientos técnicos anteriormente mencionados tendrá una baja penetración de gotas de insecticidas en dichos ambientes y no podrá controlar sus poblaciones.

¿Qué recomendamos para controlar al mosquito Aedes aegypti en brote de Dengue?

– No utilizar fumigaciones aéreas

– Fomentar las estrategias de control y prevención, como eliminación de recipientes que pueden conservar agua en domicilios aprovechando que las familias se encuentran en aislamiento preventivo obligatorio.

– Utilizar maquinarias terrestres de fumigación adaptadas para salud pública y certificadas de acuerdo con los procedimientos de control vectorial de las normas vigentes por el Ministerio de Salud de la Nación (http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000000235cnt-01-directrices-dengue-2016.pdf), y observando las recomendaciones para prevención de COVID19 (https://www.argentina.gob.ar/salud/coronavirus-COVID-19).

Red Argentina de la Vigilancia de Resistencia a Plaguicidas de uso en Salud Pública. (OPS)

– Dirección de Enfermedades Transmitidas por Vectores – Ministerio de Salud de la Nación

– Centro Nacional de Diagnóstico e Investigación en Endemo-epidemias (CeNDIE-ANLIS Malbrán)

– Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE-UNLP/Conicet)

– Centro de Investigaciones de Plagas e Insecticidas (CIPEIN-CITEFA/Conicet)

– Instituto Nacional de Medicina Tropical (INMeT-ANLIS Malbrán),

– Centro Regional de Estudios Genómicos (CREG-UNLP/Conicet)

– Centro de Referencia de Vectores (CeReVe/ Ministerio de Salud de la Nación)

– Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (MAyDS).

– Sociedad Iberoamericana de Salud Ambiental (SIBSA)

– Servicio de Domisanitarios-Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Add Comment

Click here to post a comment