El consejo escolar se mudó al Molino Fénix

La Secretaria de Planificación y Desarrollo Territorial, Arquitecta Alejandra Matellán, explicó el motivo por el cual se decidió cambiar el lugar de funcionamiento del Consejo Escolar de General Villegas y las demás dependencias de educación.

“Cuando nosotros iniciamos la gestión nos solicitaron del Consejo Escolar una inspección del edificio en el que estaba funcionando y estaba en pésimas condiciones, que era alquilado por el municipio y se tomó la decisión de que se mude a Molino Fénix porque el edificio donde estaban funcionando anteriormente, que era el Centro Cívico en el fondo del Palacio Municipal, tampoco estaba en condiciones para ser refaccionado”, aseguró Alejandra Matellán.

Asimismo explicó que “el 31 de diciembre se vencía el contrato, había que renovarlo y uno de los compromisos que había tomado la gestión anterior con respecto a ese edificio que se alquilaba era refaccionarlo, pero nos encontramos con que al hacer la inspección había muchos problemas”.

“Había un deterioro total de falta de mantenimiento: cielorrasos que se habían caído, sanitarios que no funcionaban, la planta tampoco era funcional para las diferentes dependencias y el otro problema que teníamos, si se renovaba el contrato ahí, es que el consejo escolar tenía que  buscar otro lugar para ocupar porque las refacciones necesarias son bastante importantes”, agregó.

Igualmente especificó que “el único lugar que teníamos disponible en este momento era el Molino Fénix, que no quiere decir que después vuelva a restituirse otra vez como un centro cultural, porque la idea en ese lugar también es  tratar de proyectar otra propuesta de educación”.

“En realidad el edificio propio del Consejo Escolar, centros de inspectores y jefatura distrital era el edificio donde hoy está funcionando UNNOBA, ese iba a ser el edificio destinado totalmente para educación, porque son diferentes reparticiones de educación, pero hoy está funcionando la universidad y hay un comodato por el edificio que firmó la anterior gestión”, añadió. 

Con respecto al edificio explicó que “no vamos a modificar absolutamente nada del Molino Fénix, precisamente porque la idea es usar las dos oficinas que tienen el hall central y no hacer ningún tipo de modificación edilicia más allá de tabiques divisorios como para armar boxes de trabajo, nada más que eso es lo que se va a hacer o algún tendido de red porque ellos tienen que estar en contacto permanente con Provincia, pero nada más que eso porque el SUM está totalmente libre y abierto a cualquier tipo de actividad educativa cultural, lo que sea para el barrio”

“La idea es que el Consejo Escolar sea una concentración de oficinas y no empiecen a funcionar en lugares diferentes, desmembrar eso, sino más bien concentrar y quien tenga que hacer un trámite de educación tenga todo dentro de un mismo edificio”, concluyó.

Add Comment

Click here to post a comment